dilluns, 9 de gener de 2012

pienso, luego me inklino


Estamos de estreno. Un año que empieza y acaba en dos. Un gobierno facha para las Españas. Primaveras árabes que afloran las ganas de vivir sin sangre. El IRPF, nuestro nuevo dios, asciende y asciende hasta dejarnos en el subsuelo de las miserias. Vamos mal, peor, mucho peor. Pero seguimos aguantando como si el 2011 no nos hubiera enseñado nada. Como si no supiéramos que es nuestro culo el que tiene que moverse. Como si Angelines Merkel fuera la madre que nos parió y Sincola Sarkozy el hijo bastardo que todas desearíamos tener con el cuñado del príncipe incorrupto, que al menos es el único vasco que ha conseguido independizarse de la monarquía. Estamos de estreno y la muerte por violencia de género, de rebajas. No hay nada tan deprimente como ser periodista en los tiempos que corren. Tienes que drogarte por cojones (por ovarios sale más caro). Porque si no lo haces, acabas por alegrarte de las desgracias ajenas que te permiten seguir pagando la hipoteca. Sin duda, corren malos tiempos. Por eso me inklino y cierro los ojos tan sólo un momento. Respiro profundamente. Espiro. Vuelvo a decirme que no debo tomarme la vida tan en serio. Quiero que los presos vuelvan a sus casas después de haber pagado con creces las condenas que debieran estar pagando otros. Y otras, claro que sí, que para eso vivimos en igualdad de condiciones. Quiero tantas cosas... (maldito consumismo), que sólo puedo encender una vela y prenderle fuego a la desesperación para inklinarme una y mil veces más, en verde y con humilde reverencia, al poder de una mirada hermosa que salga de un Kinder Sorpresa y me salve definitivamente. Pero francamente, lo veo chungo. Estamos de estreno. ¡Feliz 2012 a tod@s!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada