dijous, 9 de desembre de 2010

Mujer inclinada a callar




Me haría llorar, cada vez que la mirara, si no fuera porque sé, a ciencia cierta, que su rabia podrá más que su resignación o su tristeza. Y saltará a la calle, un día a de estos, a una calle cualquiera que tenga nombre de mujer, "con su sonrisa puesta" y sus ojazos llenos de karicias con "k" de kilo y de "kerer".

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada