dimarts, 14 de desembre de 2010

oveja inklinada al lila


Ella llegó primero, con ganas de corretear a lo loco por el monte, diferente a todas, vestida de lila y con calcetines de lana. Luego llegó el tigre, un poco más serio, todo hay que decirlo.

Tiene de especial su corazón. Se puede ver, porque lo lleva puesto a todas partes. Y sí, su corazón es lila porque también nos ha salido rarito...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada