dijous, 9 de desembre de 2010

Preso en libertad inclinado a asustarse


Tras mucho tiempo encerrado, uno se inclina a pensar que nada puede salir bien. Tiene el miedo instalado en el cuerpo. Como un niño sin madre. Y lo peor es que todo es real porque así lo siente.

Me entran ganas de quererlo tanto...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada